Villa BaixaVilla Baixa

Sobre

En la rehabilitación de este edificio se tuvo en cuenta la tradición arquitectónica señorial de los edificios Pombalinos. Destacándose en la entrada principal, al nivel de la calle, la puerta – encimada por pequeños detalles que recuerdan pequeñas olas –que es del siglo XVIII.  Así como el arco de piedra y los peldaños en mármol blanco desgastados y pulidos por el paso del tiempo, creando un imaginario que nos traslada al pasado …

Azulejos, amplias ventanas luminosas, colores suaves, confort y detalles de la piedra original en los dinteles de las ventanas son características comunes a todos los apartamentos.

Todos los apartamentos disponen de cocina americana equipada con placa eléctrica, nevera, microondas, hervidor de agua, tostador y vajilla de la conocida marca de porcelana “Vista Alegre”, que remonta al siglo XIX y era utilizada por la Casa Real Portuguesa. Los cuartos de baño son revestidos a mármol y muy amplios. Los salones disponen de sofás-cama muy confortables, así como de tv plasma. Aire acondicionado, caja fuerte y ventanas de doble acristalamiento y confort acústico son otras de las características de este edificio cool ubicado en una zona muy bien localizada.


El Barrio

El edificio Villa Baixa está situado en plena “Baixa Pombalina”, considerado desde el siglo XIX hasta mediados de los años 70, como el barrio más prestigioso de Lisboa para ir de compras. Aún hoy sigue siendo considerado como el corazón de la ciudad, una zona de edificios renovados, plena de animación, de comercio, de restaurantes típicos y de cafeterías donde nunca faltan los maravillosos y apetecibles “pasteis de nata”.

Como cualquier “downtown” que se precie, desde aquí salen un entramado de calles que conectan la Baixa a distintos puntos de referencia de la capital, como el viejo barrio de Alfama con sus callejuelas pequeñas y retorcidas llenas de casas típicas, de palacios de la antigua aristocracia portuguesa, y de diminutos bares donde se escuchan fados mientras se disfruta de una buena copa de vino.

Este es el barrio de los fados, barrio antiguo creado por los árabes allá por los 700 de la era cristiana.   Curiosamente este fue uno de los pocos barrios que apenas sufrió con el devastador terremoto que asoló Lisboa en 1755 por lo que hoy aún conserva el viejo trazado urbanístico, su estilo único, bellos monumentos y unas vistas deslumbrantes del rio Tajo desde sus miradores (vale la pena visitar la terraza del convento de São Vicente de Fora y deleitarse con las increíbles vistas).

Muy cerca de aquí, a 100 metros de Villa Baixa se puede coger el tranvía 28 que realiza todo el recurrido por la zona antigua de Lisboa.  Su última parada queda muy cerca de la Casa Museo Fernando Pessoa, donde podrá conocer un poco de la vida y obra de este gran poeta portugués.

A corta distancia del edificio Villa Baixa, se encuentra Rua Augusta ( la avenida peatonal de la Baixa) con su imponente Arco triunfal - vale la pena visitar -  y a continuación la maravillosa Praça do Comercio (anteriormente llamada de Terreiro do Paço , allí se localizaba el palacio real) considerada como una de las más bellas plazas del mundo y de enorme importancia  desde el momento en que la corte portuguesa se trasladó a Lisboa en el año de 1385 (anteriormente la capital del reino era Coímbra).

Muy cerca la emblemática Plaza do Rossio, el Teatro Nacional Dona Maria II de estilo neoclásico y la renovada Estación del Rossio de estilo” manuelino”, que conecta Lisboa a Sintra (villa que enamoró Lord Byron en el siglo XVII).

En dirección al rio encontramos Cais do Sodré, uno de los puntos estratégicos más importantes de Lisboa. Es uno de los embarcaderos para cruzar el Tajo y también está ubicada allí la estación de tren que enlaza la capital con Cascais.  El recorrido de cerca de 30 minutos permite apreciar las bonitas vistas del rio Tajo terminando en Cascais, una antigua villa de pescadores, donde el rey y toda la corte veraneaban.

Cais do Sodré es también una zona muy bulliciosa, animada y llena de restaurantes y bares.

Lisboa es todo esto, una babel de luz, de color, de casas decadentes y edificios modernos, bares de tapas y restaurantes sofisticados, de viejas tiendas grises y tristes donde se vende ropa demodé (Rua dos Fanqueiros) y de tiendas muy sofisticadas de las mejores marcas de modistos internacionales (Avenida da Liberdade).  Una babel diferente de cualquier ciudad europea y capital de un país que se enorgullece de sus raíces milenarias, de su historia y de tener un carácter aventurero y audaz que permitió que su pueblo, del siglo XV al XVI, llegara a a los cuatros rincones del mundo.

Le invitamos a visitar Lisboa. Alójese en Villa Baixa y disfrute del encanto de esta maravillosa cuidad.

GuestCentric - Hotel website & booking technology